Mi nombre es Juan y esta es mi barbería.

Por / Revista Dibleo

Mi nombre es Juan y esta es mi barbería.

Eran las 20:30 cuando entré en la barbería de Juan y ahí estaba Nacho, cortándole el pelo. Un señor preguntaba por sus productos cosméticos y ya habían recogido su material. La barbería Roch, situada en la c/ Barcelona nº48, destaca por su ambientación vintage al estilo de las clásicas barberías americanas.  Su escaparate con productos de calidad, fotografías clientes y una serie de elementos decorativos por todo el local crean este ambiente tan acogedor. Le invitamos, querido lector, que se acomode en sus butacas y observe mientras es tratado por sus profesionales.

Juan, conoces el proyecto que estoy llevando a cabo con este blog y su tema central, el emprendimiento. ¿Cómo has llegado aquí?

Empecé con 16 años en una barbería a trabajar y estuve 14 años en ella, pero no era lo que quería. Quería hacer algo más innovador, moderno, más actual; y me fui. Monté por mi cuenta este local a base de mucho trabajo. Empecé yo solo y a los 6 meses entró Silvia, más tarde hicimos una remodelación para meter un tercer puesto de trabajo y evolucionar, y no quedó otra. Sabía que a esto había que darle una vuelta de hoja, hacer algo diferente, todo el mundo hace lo mismo. Partimos de la base de que vendemos imagen. No es cortar el pelo, es una forma de entenderlo, de hablar, de expresarse, de que la gente entienda lo que haces cómo lo haces y por qué lo haces. Ahora mismo somos cuatro barberos, dos hombres y dos mujeres. Es importante el compañerismo, somos un equipo, nos apoyamos unos en otros y sacamos ideas unos de otros.

En seis años habéis pasado a ser 4 personas y sois un referente como barbería en la ciudad olívica. ¿Cuáles son tus claves?

Imagen, bienestar, confianza y amistad. Y, por supuesto, ser un profesional en lo tuyo, saber lo que haces, hasta donde estás limitado y lo que quieres. Si no sabes hacer esto no lo hagas. Yo soy barbero, se cortar el pelo, se afeitar, pero yo no atiendo a mujeres porque no es mi trabajo.

Hay muchas personas que no se encuentran cómodas con sus trabajos o estudios. Creo que podría tener relación con esto que acabas de decir.

Hay que saber donde están tus limites y a partir de ahí ir evolucionar de una manera o de otra, ir avanzando. Hace unos años vino un chico y me vendió una navaja. A partir de venderme esa navaja vi que había algo más en el mundo de la peluquería, me di cuenta de que no era solo cortar el pelo. Era una navaja diferente a la que había usado durante dieciocho años, me di cuenta de que no era lo de siempre, de que podía variar.[/vc_column_text]

En vuestras paredes, publicaciones y en la propios clientes de la barbería vemos peinados muy actuales. ¿Cómo clasificarías vuestro estilo de peinados?

Son un poco peinados de toda la vida pero con una evolución. Un degradado siempre será un degradado pero buscas una vuelta de hoja. Un tupé será siempre un tupé aunque ahora lo llames un pompadour, old school, etc. Nosotros siempre nos estamos formando, visitamos a menudo las redes sociales y aprendemos mucho. Evolucionar tu corte de pelo, decir cómo puedo mejorar mi corte de pelo… diferentes técnicas, de una reciclarás más y de otras menos. Ahora mismo hablamos de las barbas, que no es que se lleve ahora, sino que se lleva el tamaño de la barba. Las barbas largas no es fácil tratarlas en casa y hay que acudir a la barbería a cuidarla. Siempre se llevan, lo que cambia  es el tamaño y la forma.

Es destacable vuestra presencia en redes sociales y, sobre todo, el cercano trato con el cliente.

Yo considero indispensable ya no en barbería, sino en la vida, el conocer a las personas, saber quiénes son. No vale con ser un gran profesional o una gran persona, tiene que ser un conjunto. Se trata de ser una cosa más personalizada, para mi es esencial y se lo recalco a mis chicos el trato personal. Quizá vienes y yo no te voy a cortar el pelo pero el saber que estás allí en aquélla esquina y saludarte genera una importante confianza.

¿Empezaste desde el principio con Facebook?

No, lo vi como algo que hay que explotar. Tanto mi perfil como el de la barbería tratamos de moverlo mucho. Por ejemplo, antes se fue Yoli sin hacernos la foto. Hasta hace un mes subíamos una fotografía todas los viernes por la mañana y la gente me ha escrito, mucha gente nos escribe.

Siempre has querido avanzar, ¿qué le recomendarías a nuestros lectores emprendedores?

Que no desesperen, que todo llega. Tener ideas nuevas es muy importante; si todos somos gallinas, uno puede ser un águila. Además, no debemos encasillarnos, no todas las barberías son iguales y nosotros hemos hecho algo diferente. Ha cambiado mucho el local, en su momento ampliamos e hicimos una remodelación para poder tener tres tocadores. Ahora mismo puede haber tres personas trabajando y seguiremos evolucionando. Yo tengo un proyecto de crear algo diferente, tenemos pensado seguir creciendo.

Hablando con Juan hemos aprendido lo importante que es tener unos objetivos y hacer lo posible para llegar a ellos, tener una idea y llevarla a cabo. Con trabajo y esfuerzo, como él mismo dice, todo llega. Es un ejemplo para todos aquellos que quieran emprender el camino hacia un futuro exitoso negocio y, al igual que él nos ha dicho muchas cosas, nosotros haremos mención a una frase muy popular: Equipo de Roch “seguid hambrientos, seguid alocados”.

 

Deja un comentario

Tu E-Mail no será publicado

*