¿Qué hace próspero a un país?

Por / Eventos

¿Qué hace próspero a un país?

El Martes 25 de Octubre tuvo lugar en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela, una conferencia de Miguel Anxo Bastos organizada por Students for Liberty, que tenía por título “¿Qué hace próspero a un país?”.

Ante esta gran cuestión, el profesor Bastos hizo hincapié en su ya famoso Ahorro,Trabajo y Capitalismo de Libre Mercado como única razón que explica la prosperidad de las economías avanzadas.

Empieza explicando que la pobreza es la nota común e inherente al ser humano a lo largo de la historia, en contraposición lo realmente extraordinario y que merece ser objeto de estudio, es la riqueza.

Así mismo, apunta al ahorro, a la sacrificación de consumo presente por consumo futuro, para poder financiar bienes de capital, que hagan más productiva esa economía, como el principal factor que explica la prosperidad. Esta preferencia temporal, es clave para entender los procesos de acumulación secular de capital que terminan encauzando a los países por la senda de la prosperidad. Además existen importantes factores culturales como puede ser la religión, o el caso antropológico de los pueblos del norte, donde debido a los duros inviernos las poblaciones tenían que ahorrar los frutos de sus cosechas para afrontar este clima adverso. Hace referencia también a los industriales ingleses de la época victoriana, los cuales vivían de las rentas, lo que permitía acumular capital y que este nunca se viese menguado, llevando a cabo una política de inversión conservadora.

No obstante, no llega con ahorrar ya que es condición necesaria pero no suficiente, sino que una correcta inversión de ese ahorro es igual o incluso más relevante. Para que esto pueda ser posible, el profesor menciona la importancia de la contabilidad por partida doble, el concepto de beneficio y pérdida, así como un sistema monetario sano. Por supuesto, la propiedad privada es vital para la acumulación secular de capital, ya que incentiva a los individuos a ahorrar,invertir y ser más productivos para poder ser más ricos el día de mañana. No obstante, comenta que hoy en día los derechos de propiedad se han devaluado frente a otros periodos históricos, lo que puede conllevar una merma de prosperidad futura.

En conclusión, una mentalidad con horizontes temporales a largo plazo, ahorradora y trabajadora, explica en buena medida el porqué vivimos en un país con edificios de hormigón, puertos, hospitales y universidades. Todo ha sido por el esfuerzo de nuestros abuelos y bisabuelos que ahorraron y vivieron por debajo de sus posibilidades, financiando así los bienes de capital necesarios para el crecimiento económico y el desarrollo del país.

Autor: Carlos Ribá Segade.

Deja un comentario

Tu E-Mail no será publicado

*